Ensenada, BC México marzo de 2019

photo_2019-03-16_11-52-02.jpg

Baja California, México 2019

Reporte de la reunión

18 de marzo de 2019

¡El campamento anual de la iglesia de Dios, en Ensenada, Baja California, México, ha comenzado de una manera asombrosa! El Señor está liberando a Sus santos de una manera que aún no se ha visto; evidenciado por mucha libertad en la adoración y alabanza. Los santos se regocijaron mientras cantábamos los cantos, He hallado un refugio en español y Soy un hijo de Dios en inglés. Antes del inicio del servicio, Apóstol Ray Tinsman anunció que ésta sería una reunión completamente bilingüe, todo se haría tanto en español como en inglés.

Mientras nos preparábamos para la oración corporativa, el Hno. Benjamin Tinsman nos exhortó a que le agradeciéramos a Dios porque todavía podemos ser conmovidos por las cosas simples de la salvación. A veces nos obsesionamos con las cosas profundas de la espiritualidad y nos perdemos los conceptos básicos de la salvación. ¡Gracias a Dios que Él nos está liberando de la religión conservativa que no permite que las personas sean realmente ellas mismas!

Después de la oración, los cantantes cantaron una versión nueva del canto, Oh, que amigo nos es Cristo, antes de que el Apóstol Tinsman trajera el mensaje de la hora. En las palabras del Apóstol Stephen Hargrave, el mensaje fue muy fundamental como base de toda esta reunión.

Si eres salvo es un milagro. Si no me crees, mira a la persona más baja en las calles. A no sea que suceda un milagro, no te creerá cuando le cuentes de la salvación. Él no te creerá cuando le digas lo bueno que es la salvación; y se alejará de ti y se negará a ser salvo.

Hno. Ray hizo que todos los jóvenes de 13 a 26 años se pusieran de pie. Dijo que quería predicar un mensaje directamente a aquellos de esa edad. Declaró que hay muchas voces en el mundo y que está contento que él puede ser el que habla con los jóvenes y camina en sus mentes para ayudarlos a pensar correctamente. El mundo, desde la industria de la moda hasta los medios de comunicación, está orientado hacia los jóvenes. Realmente no le importa los ancianos. Si hay algo por lo que odiaran al predicador, es que influirá a los jóvenes en contra de su sistema.

Tomando su texto de Esther, Hno. Ray predicó que Hamán era un hombre malvado con algunos planes malvados, pero había una cosa que olvidó tomar en cuenta. Esther. Ella era como la hija del hombre que la había criado, y él comenzó a ayudarla a ver que era por mucho más que su propio beneficio que fue puesta en el reino en un tiempo como este. Todo lo que ella pasó fue por la razón de poder ayudar a alguien más. De la misma manera, todo lo que pudiéramos considerar un problema o una desventaja es para nuestro bien para ayudar a alguien más. Nuestro pasado, nuestros fracasos, nuestros problemas, nuestros defectos de personalidad—todo eso te puede servir para ayudar a alguien que se encuentra en la misma situación. Al final de su mensaje, Hno. Ray dijo que había una “línea dibujada en la arena” y que invitó a los jóvenes a cruzarla. ¿Lo harás? Debemos acabar con nuestros problemas, nuestras mezquindades y nuestras tonterías que nos han frenado. Debemos ver que estamos luchando por mucho más que nosotros mismos. Hay una causa para que luchemos. ¿Vas a firmar una declaración de guerra lo suficientemente grande como para que todos la vean?

El servicio se cerró después de que la congregación pasó un buen tiempo en oración, orando los unos por los otros para que el Señor nos ayude a cumplir nuestro llamado y Su propósito para nuestras vidas. DM

19 de marzo de 2019

El regocijo durante los cantos sólo ayudó a preparar la plataforma para el ministro esta noche. Después de cantar algunos cantos, Hno. Benjamín Estrada pasó al púlpito para exhortarnos a hacer algo por Dios. Aquellos que sirven al diablo trabajan para él con abandono, y ya que somos la cartelera de Dios, Su anuncio al mundo de las alegrías de la salvación, ¿por qué no pondríamos nuestro todo al servicio de Dios?

Cinco niñas cantaron un canto muy especial sobre los apóstoles y su llamado de Dios. Luego Hno. David Rabel y Hno. Maiki Tinoco juntos predicaron un mensaje maravillosamente ungido y poderoso titulado, “Deja de cantar y empieza a golpear”. 

Durante el movimiento de derechos civiles, hubo marchas efectivas. Los niños llenaban las calles y cárceles. Pero luego los políticos comenzaron a organizar las marchas, apagando efectivamente el poder de la revolución que funcionaba en la gente. Un hombre vio esta situación y le dijo a la gente que habían estado cantando “venceremos, triunfaremos”, pero sin llegar a ninguna parte. Él introdujo la filosofía, “deja de cantar y empieza a golpear”.

En 2 Samuel leemos acerca de los valientes de David. Estos hombres tenían dos cosas en común–estaban en problemas y tenían un enemigo. A través de la historia, de la debilidad siempre ha nacido el poder. Estos hombres no estaban unidos por su personalidad o su pasado, sino por su enemigo. Aunque David luchó y mató a Goliat, no había ido a la batalla con la intención de alistarse. Pero escuchó a alguien desafiando a su Dios, y aunque no se había alistado ni había sido elegido, algo surgió en él y gritó: “¿Acaso no hay una causa?” Dentro de él había algo que había nacido al matar al león y al oso. Había probado la sangre de sus enemigos. Cuando Saúl trató de vestir a David con su armadura, David se dio cuenta de que no estaba en la armadura con que había ganado las victorias anteriores del león y el oso. La identidad no está en el estilo de la lucha, sino en el odio del enemigo. ¿Cómo miras a tu enemigo? ¿Cómo te ve tu Goliat? ¿Quieres otra armadura que no sea la tuya? ¿Tienes la ira que David tuvo contra sus enemigos? ¡Enfrenta a tus gigantes! Tu estilo de luchar contra el enemigo puede ser diferente que el de otro, pero puedes hacer que tus gigantes caigan igual.

No hay necesidad de dejar tu cultura cuando llegas a conocer a los santos. ¡Sé la persona que realmente eres! Hay gigantes específicos a culturas y orígenes, familias y tipos de carácter, y no se pueden combatir con las armas de otro hombre. Es tiempo de quitarse la armadura de Saul y ser un David, un Sansón. Levanta tu quijada, si ésa es tu arma, y ve a la guerra. Todo lo que debes hacer para unirte a la lucha es odiar al enemigo. Es tiempo de agarrar el objeto más cercano y no intentar transformarlo en otra arma, sino usarlo tal como es. No intentes identificarte con estilo, identifícate con odio. Cuando comiences a moverte, otros reconocerán tu movimiento. ¡Unámonos y empecemos a golpear!

El Apóstol Tinsman cerró el servicio con una exhortación que cada quien guardara su propia cultura sin tratar de conformarse a las culturas de los demás. Para acabar el servicio que nos había dado tanta libertad, los santos dieron gritos de alegría, aplaudieron y bailaron como un gran ejército de personas listo para ir a la guerra, cada quien con su propia arma. HM

20 de marzo de 2019

El miércoles por la noche, tuvimos un servicio extra especial. En la apertura del servicio, el Apóstol Tinsman pidió que todos los santos de Guadalajara pasaran al frente para que pudiéramos verlos a todos juntos. Hubo mucho regocijo cuando los santos se presentaron. Ciertamente Dios está haciendo una gran obra en este tiempo final. Después de que volvieron a sus asientos, Hno. Benjamin Sims llamó a los cantantes, y ellos cantaron acerca de nuestra necesidad de un toque especial de un ángel real. Después de un canto, el Apóstol Tinsman le pidió a Hno. Eder que cantara un canto al estilo mariachi sobre Jesús, quién es nuestro abogado, y Él nunca ha perdido un caso. Después de este canto, el Apóstol Tinsman tuvo otra petición especial. Le pidió al Apóstol Benion que cantara una versión revisada de “Oh, que amigo nos es Cristo”. Fue hermoso. Los santos estuvieron de pie casi todo el tiempo.

Después de que los cantantes regresaron a sus asientos, un hermano joven, Hno. Alejandro de Guadalajara, se puso de pie. Comenzó a declarar que está tan emocionado de ser salvo, de ser un mexicano salvado, y no se va a avergonzar de quién es él, de quién lo creó Dios para ser. Él habló de su determinación y deseo de que Dios lo use para salvar a su pueblo. Cuando se sentó, su madre se puso de pie para testificar. Ella está tan feliz de ser salva. Ella compartió que fue su hijo adolescente, quien la animó a hacer un cambio radical para el Señor. Otra hermana de Guadalajara, una viuda con cinco hijos, declaró que ella ha buscado la verdad durante años. Hizo lo mejor que pudo para enseñar a sus hijos acerca de Dios, pero no pudo encontrar lo que realmente necesitaban para sus almas. Cada uno de ellos declaró que se sentía en casa ahora en la iglesia de Dios. ¡Amén!

Hna. Gabriela, de la Sierra Tarahumara, se levantó y testificó de cómo había sido rescatada de las garras del enemigo. Ella está determinada a ayudar a salvar a su pueblo. Mientras testificaba, el Apóstol Hargrave ordenó al Hno. Thomas Tovstiga que cerrara el servicio. Para concluir, el Hno. Thomas nos recordó la escritura, “Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos porque oyen. Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron”. Hubo mucho regocijo y gritos de alabanza cuando los santos fueron despedidos en el nombre del Señor. LS

21 de marzo de 2019

El servicio de esta noche fue un servicio muy especial–la ordenación del Hno. David Kauffman, el pastor de la congregación en Baja California. El apóstol Ray Tinsman dio una exhortación acerca de la necesidad de la salvación de las almas y de como ésta se logra sólo a través de la “locura de la predicación”. Hay dos tipos de sabiduría; la sabiduría de Dios y la sabiduría mundana. Lo que el mundo llama sabiduría es locura y lo que ellos llaman locura es sabiduría. Dios tiene un deseo de salvar al mundo, este plan, para la sabiduría del hombre, es necio–ese plan es la predicación. ¿Cómo se puede salvar la gente? Cree la predicación–lo que el mundo llama necio.

Hno. Kauffman luego tuvo la oportunidad de dar un testimonio a la congregación. Expresó su profundo amor por las almas y el deseo de ser fiel en su llamamiento y traer muchas almas al reino.

El mensaje principal del servicio fue presentado por Hno. David Kauffman junto con el Hno. Benjamin Tinsman. El título del mensaje fue, “Le era necesario”.

Cuando el hombre fue creado, le fue dado una parte de Dios mismo. Pero por desobediencia el hombre perdió su lugar con Dios. Sin embargo, el hombre no fue dejado en ese estado donde había perdido la esperanza, sino que recibió una promesa de que llegaría el día en que la serpiente sería herida. (Gen. 3:15)

Una virgen concebirá. Un hijo nos es dado. Estas son profecías que apuntaban hacia un nuevo pacto. Un nuevo pacto donde la ley de Dios estaba en los corazones de la gente.

Dios sabía que tenía que hacerse hombre para restaurar la raza humana. Él tuvo que someterse a Sí mismo para ser un hombre. Esto no fue algo fácil. Para arreglar lo que el hombre había destruido, tuvo que enviar a su Hijo no por un día sino por 33 años.

1 Juan 4:10. Dios nos amó primero. Tenía que venir a mostrarnos qué era amor para que supiéramos cómo amarlo. Él, el Creador, se hizo o tomó forma de la criatura. ¡Qué Salvador! Uno Quien tenía una reputación inmaculada, que despojó a Sí mismo sólo para nosotros. ¡Qué Dios! Que Él tomaría forma de este cuerpo que fue maldecido por la caída. Asumió los altibajos emocionales de un ser humano, se sometió a una reputación sucia, permitió que hablaran mal de Él y Le maldijeran, para que pudiera atravesar la brecha entre Dios y el hombre. Nació con ellos, comió con ellos, durmió con ellos, trabajó con ellos, lloró con ellos y, por último, murió con ellos. Bajó desde lo más alto hasta lo más bajo. Si hubiera nacido en un palacio, sólo los ricos habrían tenido acceso a él, pero debido a que nació en un pesebre, el más bajo de todas las personas tuvo acceso al Salvador del mundo. Llegó a donde estábamos para poder tener acceso a nosotros. Tenemos un Salvador accesible. Jesús se colocó a propósito en un lugar donde estaba accesible y donde entraría en contacto directo con el lado sangrante y sufriente de la humanidad.

Debido a este maravilloso Dios accesible que se hizo hombre para nosotros, coloca a nosotros como Sus seguidores en un lugar muy particular. Nosotros, como Sus testigos, debemos ser accesibles a este mundo. Tenemos que ponernos en el nivel donde Cristo se puso a Sí mismo. Estamos aquí para el más bajo de los pecadores. Estamos aquí por los que sufren, por aquellos a quienes el mundo consideraría como sucios. Somos su única esperanza. Tenemos que estar dispuestos a comer, beber, trabajar, jugar, llorar, doler y morir con esas pobres almas de este mundo quebrantado. Nunca somos demasiado buenos para ayudar a aquellos de nuestros hermanos humanos que han sido quebrantados por el pecado y abusados por el sistema de este mundo. ES

22 de marzo de 2019

Debido a que esta reunión está llegando a su fin y los santos se están cansando, el Apóstol Tinsman decidió que tendríamos un servicio abreviado esta noche, dejando tiempo para un mensaje breve y ardiente. Después de un canto, Hno. Uriel tomó peticiones de oración, citando la escritura “Mejor es lo poco con el temor de Jehová, que el gran tesoro donde hay turbación”. La escritura es verdadera, pero gracias al Señor podemos tener mucho y aún tener el temor del Señor. ¡Podemos tener el mundo bajo nuestros pies! Casi todos los santos se pusieron de pie mientras los cantantes cantaban “Fui salvo” y “Alaba a Dios”. El canto inició una ola de regocijo que se prolongó y los santos, muchos de los que recientemente han tomado su firmeza, comenzaron a testificar tan pronto como pudieron llegar al pasillo. Los hermanos testificaron que querían que su todo fuera usado para el evangelio, que sus corazones, sus almas, su todo estuviera en esta obra. Una hermana exclamó alegremente, “¡Estoy tan feliz que ni siquiera puedo dejar de hablar!” Tantos santos testificaron que el predicador no pudo llegar al púlpito durante mucho tiempo.

Por fin, Hno. Jonny O’Shea se levantó y anunció de inmediato que su mensaje sería “corto y dulce”. En 1 Corintios 1, leemos cómo no se llama a muchos sabios, poderosos y nobles, sino a cómo Dios ha escogido las cosas necias de este mundo para avergonzar a los sabios. Estos versos se explican fácilmente al mirar a los que están bajo esta carpa. Algunas personas piensan que son buenas en sí mismas, pero si miramos bien en el espejo, nos damos cuenta de que se necesitó el poder y la misericordia de Dios para alcanzarnos y llevarnos a donde estamos hoy. En 1 Corintios 2, se habla de que nuestra fe no está fundada en la sabiduría de los hombres sino en el poder de Dios. Estamos tentados a tener una fe que está fundada en la sabiduría de los hombres y que entiende todo, pero debemos tener una fe que confía en lo invisible. Podemos pensar que somos débiles, pero Dios ha provisto poder. Debemos decir: “¡En Dios soy fuerte!” Estamos a punto de tener una explosión del poder de Dios en los vasos humanos.

Se ocupó una niña para curar la lepra de Naamán. Dios nos ha llamado a muchos de nosotros para decirle a Naamán que hay un profeta en Israel. Al principio, cuando se le dijo a Naamán que se sumergiera en el río, estaba en la sabiduría de los hombres y sólo pensó en lo desagradable que era el agua, pero recibió curación cuando obedeció y entró en el agua. ¡Nosotros también debemos hacerlo!

¡Nuestro tiempo junto con todos los santos nos ha animado mucho y anticipamos un maravilloso servicio mañana! HM

logo-sans-tagline

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Leave a Comment