El problema universal …y la única solución

Elfie Tovstiga

world 2

El problema universal

…y la única solución

 

Hno. Addison Everett

 

¿Puedes decir que eres realmente feliz?

¿Cómo está tu alma?

¿Dónde pasarás la eternidad?

 

Muchas almas han considerado estas preguntas y la mayoría no puede decir que todo está bien. No importa cuánto intenten ignorar los sentimientos de confusión interna o cubrir el vacío doloroso de sus corazones, aún están vacías. Aún sus conciencias están plagadas de culpa y sus futuros eternos están nublados con la oscura niebla de incertidumbre. Fingen ser felices, pero debajo de sus sonrisas superficiales hay un anhelo profundo de ser libres.

Algunos recurren a la vida frívola y carnal en un intento de escapar de la realidad. Otros recurren a la educación, esperando que el aprendizaje superior los eleve de su desesperanza. Y lamentablemente muchos recurren a la religión para calmar sus turbadas conciencias y encontrar la manera de hacer frente a la temible espera del juicio por venir. Sin importar la cultura o el pasado, toda la humanidad está gimiendo bajo esta pesada opresión espiritual.

Entonces preguntamos, ¿cuál es su problema? ¿Cuál es este problema universal que trasciende cada barrera étnica y esclaviza a las naciones? Y más importante, ¿cómo pueden encontrar una manera de ser libres?

 

El problema es el PECADO.

Bajo su peso opresivo, almas luchan por alivio. Ninguno ha eludido su horrible asimiento. La Escritura “encerró todo bajo pecado” y declara que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.

Ya seas un ateo o un “asistente regular de la iglesia”, no te hará daño ser honesto contigo mismo. ¿No sientes esta pesada carga de pecado presionándote y oscureciendo tu esperanza de un futuro feliz? ¿Qué no te quedas corto en los estándares morales por los cuales aun tú mismo sabes que debes vivir, y no está tu conciencia por lo tanto contaminada con culpa?

La Biblia dice que el pecado entró en el mundo y la muerte pasó a todos los hombres por cuanto todos pecaron. Vivir en pecado es estar espiritualmente muerto. Es desafiar a Dios y todo lo que es santo. Algunos piensan que serán aceptados porque parecen vivir según algunos principios de moralidad, sin embargo, tener un solo rastro de pecado es estar completamente vacío de la verdad y la presencia de Dios. Éstos atesoran ira para sí mismos para el día de la ira que está por venir.

 

¿Y tú, querida alma? ¿Deseas escapar de este terrible destino de la raza humana? ¿Estás cansado de las contaminaciones de este mundo y anhelas ser salvo de la corrupción de tu propio corazón? ¿Te inclinarás y clamarás al único que puede salvarte?

 

¡La maravillosa noticia es que tú puedes ser libre si así lo deseas!

 

La Biblia dice que “cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” y “para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por Jesucristo, nuestro Señor”. “Mas Dios encarece su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.

 

Nuestra declaración es que Dios ha hecho una salida para escapar y te invitamos a experimentarla.

 

Hay un pueblo que ha experimentado una completa salvación del pecado; un pueblo que vive la Biblia y tiene el testimonio de una vida victoriosa y santa. Podemos ayudarte si deseas abandonar todo mal y echar tu suerte eterna con los santos. “Porque la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a las concupiscencias mundanas, vivamos en este presente mundo, sobria, justa y piadosamente”. “Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo… para que vuestro gozo sea cumplido”.

La raza humana está gimiendo por redención. Nosotros testificamos que Dios puede redimir.

A las masas cansadas y enfermas del pecado, decimos ¡vengan! Vengan y prueben las alegrías de una salvación tan grande que hará que el brillo de la tierra parezca oscuro. Vengan y terminen con la vida del pecado de una vez por todas. Jesucristo vino para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Ven, querida alma, y sé libre.

 

“Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.

 

logo-sans-tagline

Share this post

Leave a Comment