Chihuahua 2019

photo_2019-07-23_15-15-48 (2)

Reunión de Chihuahua de 2019

Lunes, 22 de julio de 2019

La expectativa de lo inesperado llenó el aire cuando los santos se reunieron para el primer servicio de ésta tan esperada reunión. Tan pronto como el apóstol Stephen Hargrave abrió el servicio, los santos estallaron en un gran regocijo y se pidió el primer canto. Apenas unos minutos después que empezó el servicio, mientras los santos cantaban, varios de los jóvenes hermanos que habían venido recientemente del campo de entrenamiento entraron por la puerta trasera de la casa de juntas y gritaron por el pasillo. Inmediatamente fue obvio que habían venido a apoyar la reunión y tener un buen tiempo mientras lo harían. Cuando el apóstol Hargrave se presentó en el púlpito, antes de que el intérprete se levantara, estos jóvenes, que habían cambiado tanto por sus tratos con ellos sólo unas semanas antes, subieron a la plataforma detrás de él y gritaron su apoyo hasta que los despidió a sus asientos. Su título del mensaje fue, Así hemos visto, fue tomado de Salmos 48: 8, “Como hemos oído, así hemos visto en la ciudad de Jehová de los ejércitos …” Juan 20 habla de Tomás, quien se negó a creer que los discípulos habían visto a Jesús hasta que Lo vio con sus propios ojos y tocó sus heridas. El mundo es humano como Tomás: nos creerán cuando nos vean. Nadie quiere escuchar acerca de un Dios invisible que hace cosas invisibles. Si Dios es real, no hay nada de malo en escuchar las cosas que Él ha hecho y en ver Su trabajo con nuestros ojos.

En el Antiguo Testamento, la reina de Saba creía lo suficiente en los informes que había oído hablar de Salomón como para hacerla abandonar su palacio y viajar al palacio de Salomón, porque quería verificar los informes con sus propios ojos.

Después de que el mundo vea nuestras buenas obras, glorificarán a nuestro Padre en el cielo. ¿Cuántas personas pueden mirar a nosotros como individuos y decir, “Sí, sé que hay un Dios?” La gente no nos va a creer hasta que produzcamos cosas visibles. Debemos atraer al mundo, y no vendrán hasta que renunciemos a todo.

Tendremos un boleto de primera clase al infierno si nos agachamos con miedo y denegamos a hacer carne lo que Dios ha dicho y hecho. Somos los pioneros–este trabajo sucederá con nuestra energía, nuestras oraciones y nuestro dinero. Esta es nuestra oportunidad de vengarnos del sistema que está destruyendo el mundo. hm

Martes, 23 de julio de 2019 AM

Los santos reunidos vinieron preparados para disfrutar el servicio esta mañana tanto como se disfrutó el servicio ayer por la noche. Con los jóvenes por delante, los santos se divirtieron mucho regocijándose y cantando. El apóstol Jacob Braun predicó un excelente mensaje sobre el espíritu humano. Las vacas tienen espíritus, los perros tienen espíritus, los humanos tienen espíritus. Los animales no pueden comunicarse con los humanos como pueden entre sí porque el espíritu de un hombre es mucho más profundo. Mucho sucede sin palabras, porque mucho sucede entre espíritus.

Uno puede tener una apariencia de honestidad y humildad, pero no aceptar la verdad en espíritu. En la iglesia de Dios, estamos en el lugar donde nuestro espíritu puede ser tratado como se debería.

Aunque en los testimonios o en la oración tus palabras puedan voltearse y caerse por todas partes, si el espíritu es el correcto, ¡está bien!

Necesitamos algo en nuestro espíritu que agradezca las reprensiones y las correcciones una y otra vez. No seas duro de ser corregido. Si alguna vez ha habido un tiempo en que debemos hacernos responsables mutuamente, es ahora.

No tengas una reserva en tu espíritu. Su espíritu necesita estar completamente comprometido e involucrado en la dirección que vamos. Si no estás completamente en este trabajo, ¡sumérgete de todo corazón! hm

Martes, 23 de julio de 2019 PM

Mientras los santos se reunieron esta noche, esperábamos nada menos que un momento maravilloso. El apóstol Randall Hargrave nos predicó con una carga especial del Señor acerca de tener una visión de la Siega. En Ezequiel 37, Ezequiel fue llevado al valle de los huesos secos y preguntó: “¿Pueden vivir estos huesos?” (¿Se puede solucionar esta situación? ¿Pueden ellos obtener alguna ayuda?) Después de esto, el Espíritu de Dios organizó el valle de los huesos secos. Los organizó al soplar sobre ellos. Muchas personas irán al infierno porque no permitirán que el Espíritu de Dios sople sobre sus vidas y trabaje en ellas lo que Él quiera. El diablo ha enterrado cosas, pero hay un Espíritu de Dios que sopla sobre todo lo que él ha cubierto y lo cambia nuevamente. Es tiempo de destruir cada cosa malvada que ha surgido.

Dios está ordenando que todos sus hijos sean uno. Lo que convencerá al mundo es cuando todos los que están bajo el nombre de la Iglesia de Dios son una unidad. Este trabajo avanzará, y para que avance, todos deben encontrar su lugar. Necesitamos tener una visión de la siega. ¿Estás en línea con la siega? hm

Miércoles, 24 de julio de 2019 AM

Después de un tiempo de cantos y oración, el apóstol Stephen Hargrave predicó un mensaje con doble interpretación, en alemán y español, titulado ¿Qué serían ellos sin nosotros? Su mensaje comenzó con una mirada a la construcción de la ciudad de Caín. Ya que Caín era un hermano asesino con un espíritu asesino, la ciudad que construyó no podría ser buena. Su ira con Abel y, al final, con Dios se expresó en la construcción de la ciudad.

Las reglas de la ciudad de Dios en el Huerto de Edén fueron violadas por Adán y Eva, por lo tanto, fueron desalojados. Génesis 3:15, habla de la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente que tiene enemistad entre ellas. Todos estamos involucrados en esta guerra entre la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente. La serpiente había estado buscando un lugar donde inyectar su veneno, y encontró un lugar en el corazón de Eva. Lo plantó en su mente y en su corazón , y echó raíces y produjo una cosecha perversa.

Cuando Abel ofreció un sacrificio a Dios, tuvo fe en la Palabra de Dios y miró hacia adelante al Redentor venidero. Caín no quería creer que vendría un Redentor; él quería ser el que había de venir. Cuando Dios reconoció a Abel, la serpiente estaba trabajando en Caín, y en su envidia, dijo, “Sé lo que haré. Construiré mi propio Huerto de Edén, mi propio paraíso, y seré el gobernante”. Así se construyó la primera ciudad del asesinato, y todo dentro de la ciudad era contrario a Dios. Caín construyó la ciudad para conquistar el mundo para la serpiente, y casi lo hizo, como se ve en Génesis 6: 5.

Noé y su familia fueron los únicos salvados en el Diluvio, porque la maldad de la tierra era tan grande. Cuando el hombre comenzó a poblar la tierra nuevamente, la maldad se extendió y Nimrod comenzó una ciudad. La torre edificada no fue un intento de llegar a Dios, fue un intento de alejarse de Dios. Si no hubiera un Dios, los constructores de torres se habrían convertido en un dios. Pero después de la confusión de los idiomas, su toma de control mundial se terminó.

En Génesis 12, Dios le dijo a Abraham, “Vete de tu tierra”. Abraham, que vivía en Babilonia, sabía que el sistema a su alrededor estaba mal, y Dios tenía una solución para él. ¿Solución de Dios? Retírate del sistema, retira tu apoyo. Abraham no estaba interesado en construir una ciudad; él buscaba una ciudad, pero no cualquier ciudad. Pasó por alto todas las ciudades con modelo de Caín. Estaba buscando la ciudad que Dios construyó.

Apocalipsis 21 habla de la “ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo de Dios”. En Hebreos 12 dice que nos hemos acercado a … la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial”. La ciudad debe ser hecha visible por nosotros para el mundo, porque sin nuestra obra, ellos, los fieles de todas las edades que han buscado la ciudad, no pueden ser perfeccionados. hm

Jueves, 25 de julio de 2019 PM

El jueves por la noche, el Apóstol Tinsman predicó un mensaje sorprendente que tenía a los santos en pie la mayor parte del servicio. Su título, Da gloria a Dios, fue tomado del pasaje de las Escrituras en Juan 9: 1-25, donde habla del hombre ciego que fue sanado por Jesús, pero los judíos, en lugar de aceptar al Hombre, Jesús, le dijeron al hombre, “Da gloria a Dios”. En la mayoría de las circunstancias, este mandato de “dar gloria a Dios” sería algo bueno, pero aquí lo dan los judíos celosos que desean socavar el milagro que Dios hizo.

Vemos la unión hipostática de Dios–divina y humana. El problema de los judíos era que no podían aceptar a Jesús, el Hombre, que se muestra tan claramente en Mateo 27: 39-43.

El argumento continúa: ¿era Jesús divino o era humano? Los gnósticos intentaron separar su naturaleza divina de su humanidad. Pero no hay cristianismo si se rodea “al Hombre”–la parte con la que la gente siempre tiene problemas. No se puede rodear al Hombre para llegar a lo divino para que sus pecados sean perdonados. Si lo intentas, eres anticristo. ¡Es un crimen adorar los tres años del ministerio de Cristo en la Tierra y rechazar los efectos que perduran hoy!

¿Quién gobierna sobre ti? Si dices “Dios” estás rechazando al hombre y no eres un cristiano.

El apóstol Tinsman terminó con las poderosas palabras “No digas que amas a Dios si no puedes amarme a mí”. cw

Sábado, 27 de julio de 2019 PM

La apóstol Oppel subió al púlpito esta noche y predicó un poderoso y conmovedor mensaje titulado, La Octava Bestia en términos laicos. Comenzó leyendo Apocalipsis 17: 1-5, que habla de la gran ramera la cual está sentada sobre muchas aguas, el misterio, Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra.

Donde hay una madre, hay niños que llevan el mismo nombre y tienen las mismas características. Todos corremos el peligro de que la Octava Bestia se convierta en nuestra madre.

Las riquezas con las que estaba vestida no eran las suyas. Había robado todo lo bueno que tenía. Tomó nuestros cantantes, nuestros predicadores, nuestra plata y oro, y se vistió de belleza. Ella tomó talentos y tierras, tomó los cuerpos de las personas y los hizo esclavos.

La octava bestia está destruyendo familias. Ella está creando guerras para sacar a los hombres de la casa. Ella crea sistemas penitenciarios, luego configura a ciertas personas para que sean encerradas y guardadas. Ella divide las comunidades, porque sabe que si todos nos juntamos, podemos cerrarla.

La Octava Bestia es tan poderosa porque tiene el dinero. ¿De dónde vienen los carteles publicitarios? ¿De dónde viene nuestra información? Si no tuviera dinero, no podría colocar carteles publicitarios, no podría patrocinar juegos de baloncesto, no podría pagar modelos para anunciar la inmodestia, y no podría pagar a los falsos predicadores. Quien controla el dinero controla el mundo. ¿Por qué no somos más conocidos en el mundo? ¿Necesitamos mejores cantantes? ¿Mejores predicadores? No. Necesitamos más dinero.

“En nuestro medio veo perlas”, dijo la Apóstol Oppel, “y estoy tratando de averiguar si estás montando a la bestia con perlas robadas, o si realmente eres de nosotros y sólo necesitas ser limpiado”. Si son robadas, hay una promesa en la Biblia de que Babilonia caerá, y cada perla robada será nuestra nuevamente.

Dios le dijo al joven rico, “Una cosa te falta”. Ahora, tal vez eres una “buena” persona que va a la iglesia–una cosa te falta. ¡Ve y vende todo! Algunos de ustedes literalmente tendrán que vender y dar todo, no porque el dinero sea malo, porque la Octava Bestia los tiene atrapados y deben romper su hechizo. Si no logras esto, serás el opresor; un opresor que va a la iglesia que es bueno, agradable y religioso. ¡Y no habrá opresores en el cielo!

Después de este mensaje que escudriñó el alma, muchos buscaron ayuda y liberación alrededor del lugar de oración. hm

Domingo, 28 de julio de 2019 PM

El querido Señor ha ayudado a nuestra comprensión una vez más esta mañana. No había cantos porque el apóstol Stephen Hargrave subió al púlpito desde el principio. Anunció que iba a realizar un estudio sobre las personas que hablan alemán bajo. Esto inmediatamente llamó la atención de todos en la casa.

Comenzando con los anabautistas en Holanda, el apóstol contó una breve versión de su historia. A través de la persecución, fueron inducidos a vivir en las tierras pantanosas de Prusia. Conforme al trabajo duro característico, los menonitas drenaron esta tierra y la hicieron provechosa. Es interesante notar que mientras estuvieron en Prusia, no vivían en colonias sino entre la gente de la región. Amaban a la gente y la gente los amaba. Después de varios años, los menonitas recibieron una invitación real de la emperatriz Catalina la Grande de Rusia. Se les dijo que vinieran a Rusia en términos generosos; estarían exentos del servicio militar y tendrían algunas libertades importantes para los anabautistas. Sin embargo, había condiciones. No proselitismo. No vivir entre la gente. Mas bien urbanizarían y vivirían en sus propias colonias. Si bien esto último se presentó como un beneficio, fue un truco del diablo a matar la cultura y la espiritualidad de este pueblo porque todos necesitan a todos los demás. Los menonitas tampoco sabían que la tierra a la que se estaban mudando estaba anteriormente ocupada por indígenas que habían sido expulsados. En Rusia, la Manada Pequeña se formó en oposición a los problemas que se formaban en las colonias. Los que se quedaron con la norma fueron llamados la Antigua Colonia. Pasó el tiempo, y cambios de la ley en Rusia, respecto al servicio militar, nuevamente provocó una búsqueda de un lugar seguro para vivir. Apareciendo cuando las cosas parecían desesperadas, llegaron representantes de Canadá con condiciones similares a las que provocaron el traslado a Rusia. Una vez más, los menonitas se mudaron a tierras que habían sido “limpiadas” de manera similar. Después de que los menonitas construyeron sus colonias y vivieron en Canadá por un tiempo, las leyes cambiaron al igual que en Rusia, y después de una búsqueda de libertad, una nueva tierra “abierta” se encontró en México. Allí los menonitas recurrieron y se detuvieron. Mientras tanto, la situación espiritual de las colonias se había vuelto fea.

En 1930, un niño llamado David Hildebrandt nació en una familia de la Colonia Antigua. A medida que crecía, su alma se afligía por la maldad de los jóvenes y los problemas que encontró. A través de estas cosas y el deseo de sus hijos de hacer lo correcto, se unió a la Manada Pequeña. Pero su alma no estaba satisfecha allí. Después de buscar un lugar mejor, fue a la Iglesia de Dios alemana. Allí vio mujeres que se cortaban el pelo y la impureza que no pertenecía a un lugar que reclamaba el nombre de Dios. Todo el tiempo le decía a sus hijos, “¡No está bien, no está bien!”. Su hijo Enrique se mudó a Canadá y conoció a La Iglesia de Dios que todos conocemos y amamos. Hermano Enrique, después de muchas discusiones, se ganó al padre Hildebrandt. El padre Hildebrandt es en gran parte la razón por la cual ahora hay un contingente tan grande de santos que hablan el alemán bajo. El apóstol Hargrave concluyó diciendo que esperaba que estos santos se dieran cuenta de que hay mucho más en su herencia que el trabajo duro. Nosotros como cuerpo los necesitamos y los apreciamos. El Señor se ha movido poderosamente entre nosotros esta semana y oramos que aumente en gran medida la obra en México este año. ¡Que el Señor les bendiga!

logo-sans-tagline

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Leave a Comment