Pruebas Escriturales Que Debaten La Teoría Moderna de Hablar en Lenguas

– Susan Mutch

El Apóstol Juan dio una advertencia que es imperativa a todos atender en estos últimos días: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. 1 Juan 4:1.

Con el mismo amor y preocupación por las almas que llevó a Juan a dar esta advertencia, hemos escrito este artículo.

Muchos ahora testifican que hablan en lenguas. ¿Viene ésto del espíritu de Dios o es de otro espíritu (2 Cor. 11:4)? Un estudio cuidadoso, del Nuevo Testamento revela que las lenguas modernas no tienen fundamento bíblico. De la manera siguiente, por la Palabra de Dios, se muestra el error de esta práctica:

1. La palabra glossa en griego tiene dos únicos significados ya sea lenguaje u órgano del habla. La confusión podría ser aclarada tan sólo al reemplazar la palabra lengua en la Biblia por la palabra lenguaje. “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”. Es erróneo darle a la palabra lengua otro significado que el de un lenguaje inteligible.

2. Los que hablan de las lenguas modernas con frecuencia enseñan que el hablar en lenguas es evidencia del bautismo del Espíritu Santo. Esta enseñanza no está en la Biblia. También parece extraño que aquellos que tienen este don, siguen hablando en lenguas cuando se han desviado del camino. ¿Podríamos decir que aunque estén en pecado tienen todavía al Espíritu Santo?

3. Contrario a las enseñanzas de que el don de lenguas es para todos los cristianos, Pablo dice en 1 Cor. 12:4-11, 18, 27-31, que el verdadero don de hablar en lenguas no lo tienen todos. “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de operaciones…porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría…a otros, dones de sanidades…a otro, profecía…a otro, diversos géneros de lenguas…¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hablan todos lenguas?” Cuando entendemos el concepto de esta Escritura, la respuesta es claramente, NO. No todos hablan en lenguas así como no todos tienen el don de enseñanza o de profecía.

4. El don auténtico, tal como se recibió el día de Pentecostés, habilitó a los discípulos para hablar “las maravillas de Dios” en diferentes lenguajes extranjeros. Esto extendió en gran manera el evangelio en aquél día, ya que había allí una gran multitud “de todas las naciones bajo el cielo…cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados…diciendo, mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo pues le oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?”
La habilidad para hablar en otras lenguas fue dada únicamente para comunicar el evangelio. Esto y sólo esto es el don de lenguas:

5. Hay numerosas ocasiones en la Biblia en las que aquellos que creían recibían el don del Espíritu Santo y no se hace mención de hablar en lenguas (Hch 4:8,31; 7:55, 8:17, 9:17, 13:9).

6. Jesús nunca habló en lenguas y El tenía la llenura del Espíritu Santo.

7. Es erróneo decir que las lenguas desconocidas (ininteligibles al hombre) son dadas por el Espíritu Santo. En 1 Cor. 14:2, 4, 13-14 la palabra “desconocida” se encuentra en itálicas en la mayoría de las versiones, lo cual significa que no está en el griego original. La confusión puede ser aclarada al quitar la palabra “desconocida” en 1 Cor. 14, e insertar la palabra “extranjera” en su lugar

8. “Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto.” 1 Cor. 14:14. Contrario a creencias falsas, la Biblia no está hablando de un idioma en el que ni siquiera la persona que está orando puede entender y que sólo Dios entiende. Simplemente significa que si alguien está orando en otro lenguaje extranjero en la congregación, aunque el mismo entienda lo que está diciendo, para todos los demás no es de fruto, porque no entienden ese lenguaje en particular. “El que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? Pues no sabe lo que has dicho”.

9. Todo lo que el Espíritu da es inteligible. El fenómeno moderno de pronunciación extática es ininteligible.

10. Rom. 8:26 frecuentemente se cita para sostener la teoría de que hay un lenguaje de oración en el cual uno ora con tales lenguas que uno no puede entender. La Biblia dice con claridad que el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. SI NO SE PUEDEN DECIR –no pueden ser vocalizados con la expresión humana– entonces ¿cómo puede hacerlo alguno? Estos gemidos se refieren a la intercesión del Espíritu Santo, no a el lenguaje en el que ora un cristiano.

11. En 1 Cor. 14, Pablo está tratando con un problema de la congregación en el que las personas están hablando en otro idioma el cual la mayoría no entendían. “Porque el que habla en una lengua desconocida [lenguaje extranjero] no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu hable misterios” (vs 2). Tú podrías predicar un hermoso sermón en Francés, pero entonces le estarías hablando a Dios solamente. “Si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿Cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire” (vs 9).

12. Pablo dijo que cuando oramos o cantemos en el Espíritu, lo hagamos también “con el entendimiento” (1 Cor. 14:15).

13. Pablo dijo que él prefería hablar cinco palabras con el entendimiento que diez mil en un lenguaje extraño. Parece que en las lenguas modernas sus entusiastas animan más a las personas a averiguar diez mil sílabas en lenguas extrañas que cinco palabras entendibles.

14. Las lenguas no son una señal de que una persona tiene al Espíritu Santo, porque Pablo dijo, “las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Cor. 14:22).

15. Ya que las lenguas son una señal “para los que no creen”, entonces no puede ser un lenguaje para oración, ya que no sería una señal para los incrédulos.

16. Las personas que se encuentran bajo la influencia del espíritu de las lenguas modernas, con frecuencia pierden el control de sí mismos. La Biblia nos dice que si un hombre no puede controlar su lengua, la religión del tal es vana (Stg. 1:26). El Espíritu Santo no dirige ningún tipo de conducta incontrolable ni deshonrosa.

17. Si una persona tiene al Espíritu Santo, ha de manifestar el fruto de santidad. Miles de personas que se enorgullecen de averiguar en lenguas extrañas manifiestan el fruto de la carne–adulterios, fornicación, odio, hipocresía, enojos envidias etc. (Gal. 5:19-21). Creemos que no todos los espíritus son de Dios, porque “por sus frutos los conoceréis” (Mat. 7:16).

18. Sólo hay tres ocasiones en la Biblia en las que las personas recibieron el don de lenguas. Los que defienden este “don” moderno, lo han sellado como señal de tener al Espíritu Santo; sin embargo, no han entendido el significado del verdadero don dado en esas ocasiones:

(1) El Pentecostés marcó la ignauración de la venida del Espíritu Santo y señales especiales fueron dadas como prueba de ello. El don de lenguas fue dado para enfatizar el plan universal de salvación, ya que la comisión de los discípulos era de “ir a todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura” judíos y gentiles.

(2) En Cesarea (Hech. 10:46) Dios les dio el mismo don como en el evento ignaural del Pentecostés como testimonio a los judíos de que los privilegio del evangelio también se harían extensos a los gentiles. En esa ocasión también entendían lo que estaban diciendo (vs 46), tal como los oyentes en el día de Pentecostés.

(3) En Efeso (Hech. 19:1-6) aquellos que sólo habían conocido el bautismo de Juan vinieron al conocimiento del plan completo de Dios a través de Cristo, por medio del Espíritu quien da testimonio de Jesús (Jn. 15:26). Aquí otra vez, hablaron en lenguas inteligibles (vs 6), ya que la profecía es para hablarles “a los hombres para edificación, exhortación y consolación” (1 Cor. 14:3). Los hombres no pueden ser edificados por lo que no entienden.

19. En tiempos antiguos los paganos hablaban en “lenguas” bajo la influencia de espíritus que no eran de Dios. Este es el mismo fenómeno manifiesto en el movimiento de las lenguas modernas.

20. Aún más, la mayoría de las personas que dicen tener el don de lenguas, no viven libres del pecado. Muchas veces he escuchado este testimonio de sus propios labios. Hechos 5:32 nos dice que Dios da el Espíritu a los que “le obedecen”. El pecado es desobediencia, así que es imposible que reciban al Espíritu Santo en esa condición. Ya que no pueden tener al Espíritu Santo ¿Qué Espíritu tienen? ¿De dónde viene el supuesto don del Espíritu?

Una manifestación para la cual no hay fundamento bíblico, es sólo un supuesto don del Espíritu. El permitir o tolerar aquello que la Palabra de Dios no declara es dejar la puerta abierta para la decepción.